Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra "Política de cookies".

Más Información Acepto

Historia de la porcelana de Limoges

Directorio de enlaces y artículos

Síguenos en

Twitter
DIRECTORIO ARTÍCULOS
Buscar
Publicar enlace Publicar artículo

INICIO > Artículos y notas de prensa > Arte y Cultura > Antigüedades > Historia de la porcelana de Limoges

Noticias de actualidad

Artículos y notas de prensa relacionadas con Antigüedades

09 DIC 2012

Historia de la porcelana de Limoges

Arte y Cultura > Antigüedades

Limoges es una ciudad francesa que se sitúa en la rivera del río Vienne, a unos 260 kilómetros al sur sudoeste de París, es la capital del Departamento de Haute-Vienne, de la región de Limousin y es sin duda alguna, la capital de la Porcelana Real Francesa. Ya en el siglo doce el esmalte de Limoges era conocido como el Opus Limogiae. A mediados de 1700 en la década del 30 se establece en Limoges una industria menor dedicada a la manufactura de alfarería simple, producción de loza y vajilla de Limoges. En el año 1768 se descubrieron los yacimientos de caolín en Saint-Yrieix-la-Perche cerca de Limoges, caolín es una roca rica en arcilla blanca y fina que se utiliza para la fabricación de porcelana, los ingredientes se utilizan para la producción de porcelana de pasta similar a la porcelana china. Esta zona presentaba una gran estrechez económica y se encontraba prácticamente aislada, fue por ese entonces que el economista Anne Robert Jacques Turgot, mas conocido como Turgot, Barón de Laune había sido nombrado intendente de esta región. Así comenzó una nueva industria de la cerámica en la que se desarrolló la porcelana y la vajilla de Limoges. Por un edicto real del Rey Luis XVI a la ciudad de Limoges, se otorgó el título exclusivo para producir la porcelana real para el reino de Francia. La fabricación de vajilla de Limoges fue puesta bajo el patrocinio del conde d'Artois, hermano de Luis XVI y la fábrica fue comprada más tarde por el Rey en 1784, al parecer con la idea de producir órganos y para la decoración en Sèvres, aunque esto nunca sucedió. Después de la Revolución una serie de fábricas privadas se han establecido en Limoges. La porcelana y la vajilla de Limoges es un término genérico para las piezas producidos en Limoges y no el nombre de una fábrica específica. La famosa vajilla de Limoges y su porcelana son conocidas en todo el mundo debido a su gran calidad y a su finura. En la actualidad, existen diversas manufacturas que mantienen la tradición produciendo piezas de vajilla de Limoges y de esta manera perpetúan esta antigua y gran tradición artística. Después de este período inicial, hasta el final del siglo 18, las manufacturas de porcelana francesa progresivamente fueron cambiando sus diseños, abandonando la estética china y japonesa y encontrando un estilo propio, el estilo francés que posee, sin duda un carácter diferente. vajilla limoges platosLa porcelana de Vincennes esta hecha con una pasta un poco más blanda, aunque fue esta característica la que permitió moldear nuevos objetos y marcar la línea que repercutiría en lo que hoy conocemos como estilo francés del siglo dieciocho. La vajilla de Limoges fue la inspiración para que también en la zona de Sèvres se obtuvieran producciones abundantes, variadas y originales. Según cuenta la leyenda, los primeros modelos de vajilla de Limoges y los primeros diseños de las cajitas de porcelana fueron encargados por Madame de Pompadour, conocida como la marquesa de Pompadour título que le otorgó el Rey Luis XV por ser su cortesana favorita y que mantuvo su estatus de amante real hasta el fin de sus días. Los encargos que ella realizaba a los fabricantes de vajilla de Limoges eran principalmente cajitas de porcelana que daba de regalo a sus amigas y a sus amantes. Las cajitas largas y muy angostas que eran pequeños estuches para agujas, eran las más escasas y costosas de conseguir. Las cajas que en forma correcta guardaban dedales y tijeras para el bordado eran las preferidas de sus amigas. Las pequeñas cajas redondas de porcelana de Limoges que también tenían forma plana se utilizaban como polveras para el maquillaje de las cortesanas, y como cajas de tabaco los cortesanos. Aunque el uso más curioso e interesante que tuvieron estas cajitas, fue que se utilizaron como estuches para llevar mensajes, de esta manera tan romántica y delicada fueron concertadas muchísimas citas, que los franceses llaman "Rendez-vous".

Historia de la porcelana de Limoges